Juventud | Boletín Informativo del Patrocinador | La Certeza de La Victoria

Juventud

Pablito – 16
1 de octubre de 2020
Niños
1 de octubre de 2020

EL PODER JOVEN

En Brasil, los jóvenes de la IIGD se unen en oración a través del ministerio Proclama

Cualquiera que critique a la juventud cristiana de hoy, creyéndola individualista, superficial en la fe e indiferente a la obra misionera, debería revisar sus conceptos. O, al menos, conocer iniciativas como el Proclama, un equipo de intercesión creado por el ministerio Jóvenes que vencen (JQV), de la Iglesia Internacional de la Gracia de Dios. Durante casi diez años, el grupo ha estado exaltando el Nombre del Señor ante Brasil. Y esto utilizando la herramienta más eficaz para manifestar el poder divino: la oración. Miles de jóvenes se han arrodillado y clamado por sí, por la familia brasileña, por la difusión del Evangelio y por la sanidad de nuestra sociedad.

Amanda (al micrófono): “Barreras espirituales destruidas” Fotos: Divulgación

El trabajo surgió de forma espontánea. Los jóvenes, mujeres y hombres, se levantaron para interceder por los necesitados y presentar al Señor sus planes de evangelización, acción social y comunión. “Nuestro propósito es influenciar esta generación para que la oración sea un medio de comunión con el Padre, y no solo por necesidad”, explica Juliana Gonçalves de Araújo, líder nacional de este ministerio. Ella es miembro de la sede de la IIGD en São Paulo, donde Proclama tiene otros 35 miembros.

La líder nacional Juliana Araújo (agachada, en el centro): influenciando a los jóvenes a clamar al Señor Foto: Divulgación

Juliana asumió la responsabilidad en 2015, siguiendo un llamado a la oración que recibió cuando entregó su vida a Cristo. “Llegué a la iglesia con muchos problemas. Me acerqué a personas a las que les gustaba orar y terminé involucrándome”. Con el tiempo, la experiencia de la intercesión rindió frutos: “Creo en el poder de Dios, pues vi cómo se restauró mi casa y mi vida fue transformada”. Además de São Paulo, Proclama está presente en los estados de Rio Grande do Norte, Rio de Janeiro, Bahía, Paraná y Ceará. En este último, el ministerio comenzó en 2020. “Coordino un equipo de jóvenes que interceden por la juventud de nuestro estado y de la nación brasileña”, informa la licenciada en derecho Amanda Terto Saraiva, de 25 años.

Miles de jóvenes de la IIGD están en oración por varias causas Foto: Divulgación

Ella se congrega en la IIGD en Juazeiro do Norte –noreste de Brasil–, y su principal motivación es saber que, al orar por alguien, está cumpliendo la Palabra: “El Señor nos manda orar los unos por los otros, según Santiago 5:16”. Amanda considera que la oración es una forma de cuidar a los jóvenes. “Interceder por ellos nos trae beneficios espirituales”, garantiza. En su opinión, los desafíos de la posmodernidad son muchos. “Vivimos en una sociedad egocéntrica, en la que la búsqueda de las cosas de Dios y el desarrollo del Reino es cada vez más lejana. Ya no es una prioridad entre los jóvenes”. Sin embargo, señala la solución: “Debemos pedir que se derriben las barreras espirituales, que se anulen todos los sofismas y que los jóvenes ejerzan su fuerza y ​​audacia en el cumplimiento de la Palabra».

“GUIADOS POR EL ESPÍRITU SANTO”

Juliana describe el perfil de los integrantes de Proclama: “Quieren profundizar su relación con Dios y sienten la necesidad de trabajar para cambiar las situaciones”. Entre las causas más presentadas ante el Señor se encuentran las vinculadas a la salud emocional, un gran desafío para la juventud del siglo XXI.

Además, se comparten los propósitos entre los grupos de líderes de intercesión en São Paulo y Brasil, adaptados según las necesidades locales.

Gabriel Miranda: “La intimidad con Dios nos lleva a experiencias maravillosas” Fotos: Archivo personal

Con el aislamiento social debido a la pandemia del covid-19, se han llevado a cabo varias iniciativas de Proclama en plataformas virtuales. Uno de ellos es el Reloj de Oración, un movimiento de intercesión continua que involucra a jóvenes de todo el territorio nacional. Don’t Stop –, un evento anual dedicado a los jóvenes, también tuvo que ser reconfigurado. “Adaptamos nuestras actividades al universo digital”, apunta Juliana. Otro propósito del grupo es Mãos Erguidas –Manos en alto–, y su objetivo es interceder por los líderes juveniles y pastores. Quienes participan en Proclama no dejan de atender a otras necesidades personales diarias. La propia Juliana, estudiante de Nutrición, trabaja con su familia en un restaurante que entrega a domicilio. “Muchos jóvenes pasan todo el día distraídos con tantas cosas, pero afirman no tener tiempo para orar”, observa. “La oración es un llamado de Dios. ¡Solo hay que rendirse!».

“La intercesión nos acerca a Dios y nos lleva a experiencias maravillosas con Él”, cree el asistente administrativo Gabriel Santos Miranda, de 20 años. Denominándose el fruto de la oración, el joven entiende que este ministerio es fundamental. “Cuando sabes que podría estar perdido, pero debido a una persona que oró por ti, todavía estás vivo, eso te motiva a hacer lo mismo por los demás”. Gabriel reconoce que no es fácil entender por qué un joven como él renuncia a los “placeres” del mundo para dedicarse a Cristo. “Ya me llamaron religioso, y ese hecho me molestó un poco. Así que recordé Mateo 12:34. Si mi corazón está lleno de Dios, es natural que mis acciones sean para agradarle”.

MADUREZ Y CRECIMIENTO

Como líder del movimiento en su congregación, Gabriel tiene una agenda activa. “Tengo reuniones con el equipo, adoración con los jóvenes y generalmente asistimos a las reuniones de la semana intercediendo”, dice. “Saber que nuestra oración puede salvar vidas y cambiar historias es gratificante. Por eso acepté participar”.

Para Laís Mesquita: “Reconciliar vidas con Dios es una misión” Foto: Archivo personal

“Lo que Dios dice en la Palabra no cambia y, lamentablemente, se levantan los que quieren contaminar el corazón de estos jóvenes”, agrega el Pr. Márcio Alves Santana, líder espiritual del ministerio Jóvenes que vencen. El cree que el “bombardeo de informaciones negativas” sobre este grupo de edad es constante. “Servimos a personas con diversos problemas, principalmente relacionados con la falta de oración”. El ministerio Proclama tiene como objetivo, precisamente, llegar a este público: “A través de la intercesión se relatan innumerables testimonios”. La madurez espiritual, el crecimiento personal y una vida de fe más efectiva son los resultados que muchos jóvenes señalan a quienes tienen una rutina de intercesión. Este es el caso de la universitaria Laís Ferreira Mesquita, de 21 años. Ella coordina las actividades de Proclama en Campo Grande, Río de Janeiro, y entiende que su llamado es llevar a las personas a Cristo a través de la oración. “Reconciliar vidas con Dios es mi misión”, subraya. Para ella, lo maravilloso de este ministerio es que, incluso sin salir de casa, es posible llevar el amor divino a alguien mediante la oración: “¡Es una obra misionera!”.

Pr. Márcio: Líder espiritual de la Juventud en la IIGD, el Pr. Márcio ha asistido a muchos jóvenes y relata varios testimonios Foto: Archivo personal

Laís sostiene que es posible transformar el comportamiento y la mentalidad utilizando esta poderosa herramienta de fe. Ella ha estado involucrada en Proclama durante aproximadamente dos años, y su motivación es el texto de 2 Corintios 5:19, según el cual el Creador reconcilió al mundo Consigo basado en el sacrificio de Jesús. “Él nos dio este ministerio. Somos embajadores de Cristo, como si Dios hiciera su llamado a través de nosotros. Por amor de Jesús, rogamos: ¡Reconcíliese con Dios!”.

(Desde la sala de la redacción: la mayoría de las fotos de este informe se tomó antes de que se determinara el aislamiento social debido a la nueva pandemia de coronavirus).


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *